Acondicionamiento Acústico

Proyectar entornos confortables acústicamante es esencial para conseguir recintos de calidad.

 

 

El acondicionamiento o corrección acústica consiste en tratar la difusión del sonido dentro de una misma estancia, actuando sobre el nivel de  absorción o reflexión de las paredes.

 

 

¿Porqué acondicionar un recinto?

 

1.png

Confort acústico,
calidad del recinto

 

2.png

Mejorar la comunicación, comprensión y funcionalidad del recinto

3.png

Reducir riesgos
laborales

4.png

Mejorar la
productividad

 

 

 

La funcionalidad del espacio

Cada espacio o recinto, en función del uso al que vaya destinado, tendrá unas necesidades acústicas diferentes. Es importante identificar dichas necesidades a la hora de diseñar un recinto y definir los sistemas constructivos más adecuados.

 

5.png

Inteligibilidad

Quiero que me entiendan

6.png

Confidencialidad

No quiero que me escuchen otras personas

7.png

Concentración

No quiero que me molesten

 

Desde un punto de vista práctico, debemos planificar el acondicionamiento acústico de un recinto de forma que se

adapte de manera óptima al futuro uso del mismo. En este sentido, y a modo de ejemplo, el acondicionamiento acústico de una biblioteca o un aula, deberá basarse en criterios técnicos claramente diferenciados de los de una sala de conciertos, dadas sus distintas funcionalidades y requerimientos, lo que implicará la adopción de soluciones específicas para cada una de las situaciones.

Desde Pladur® ofrecemos soluciones tanto para aislamiento como acondicionamiento acústico. La gama de techos Pladur® FON+ dispone de más de 100 modelos diferentes de techos continuos y registrables, dando satisfacción a las más altas exigencias tanto desde el punto de vista de acondicionamiento acústico como en cuanto a diseño y estética.

 

La absorción sonora

Desde el punto de vista arquitectónico, los aspectos claves en el acondicionamiento acústico son la geometría del recinto y la absorción de los elementos constructivos que lo conforman.

El mecanismo de absorción acústica se basa en la disipación de la energía sonora que incide sobre un material absorbente a través de diversos mecanismos físicos. Las prestaciones absorbentes de los materiales se cuantifican mediante el denominado coeficiente de absorción α, que se define como la relación entre la energía absorbida por el material y la energía incidente sobre el mismo.

Este coeficiente está comprendido entre 0 (material totalmente reflectante) y 1 (absorción total), el valor de α está directamente relacionado con las propiedades físicas del material y varía con la frecuencia.

 

 

 

1.png

 

 

2.png

 

 

 

3.png

 

 

El coeficiente de absorción sonora

El coeficiente de absorción sonora depende de la frecuencia, tal y como puede apreciarse en la gráfica. Para un sistema dado, a cada frecuencia le corresponderá un determinado valor del coeficiente de absorción αp. Para simplificar el tratamiento de la información se recurre a diversos procedimientos normalizados que permiten sintetizar la información frecuencial en un único valor. Los procedimientos normalizados más extendidos para la obtención de este valor global son el índice αw y el índice NRC.

El Coeficiente de absorción sonora ponderado αw: es el índice normalizado establecido por la norma ISO 11654 para expresar de forma global la absorción sonora de un material a partir de sus valores frecuenciales. αw corresponderá al valor a 500 Hz de la mayor curva normalizada entre 250 y 4000 Hz cuyo sumatorio de las diferencias entre la curva de absorción del material y la propia curva referencia sea menor de 0,1.

En función del valor del coeficiente de absorción sonora ponderado, la norma indica una clasificación para los materiales absorbentes que va desde la clase A (máxima absorción) hasta la clase E.

El índice NRC (Noise Reduction Coefficient): es el contemplado en la norma americana ASTM C423. Se obtiene promediando el coeficiente de absorción sonora correspondiente a las bandas de octava de 250, 500, 1000, 2000 y 4000 Hz.

El coeficiente de absorción media αm: es un escalar cuyo valor se obtiene de calcular el promedio de los valores de los coeficientes de absorción sonora práctico en las bandas de 500, 1000 y 2000.

La actual normativa española (C.T.E.) define aportar para el cumplimiento del DB-HR los coeficientes αw y αm .

La absorción acústica mantiene una relación directa con el tiempo de reverberación.

El tiempo de reverberación (Tr) es un parámetro que corresponde al intervalo de tiempo necesario para verificar un descenso del nivel sonoro de 60 dB, después de interrumpir la fuente de emisión sonora.

Para la consecución de un adecuado acondicionamiento acústico en un determinado recinto es imprescindible tener en cuenta las características frecuenciales del sonido. Por ejemplo, de manera intuitiva podemos identificar un sonido grave como aquel en el que las bajas frecuencias son preponderantes, mientras que en un sonido agudo lo serán las altas frecuencias. Un adecuado acondicionamiento acústico permitirá conseguir un ambiente sonoro confortable caracterizado por un ruido ambiente equilibrado tanto en lo referente a su nivel como a su distribución frecuencial.

 

3.png

 

Existen en el mercado innumerables productos y sistemas constructivos destinados a mejorar el acondicionamiento acústico de los recintos, cada uno de ellos con distintas prestaciones y aplicaciones. Puede decirse que, con carácter general, los materiales absorbentes porosos y fibrosos tendrán una buena absorción en altas frecuencias, mientras que los sistemas basados en resonadores tendrán una gran absorción a baja frecuencia y en un rango frecuencial pequeño. Nuestros sistemas Pladur® FON+ aúnan las características de ambas tipologías, consiguiendo unas excelentes prestaciones fonoabsorbentes.