Protección contra el fuego

En el diseño de un edificio se deben tener en cuenta medidas que eviten la propagación del fuego. En este sentido intervienen dos conceptos, la resistencia al fuego de los sistemas y la reacción al fuego de los materiales.

 

 

En Pladur disponemos de sistemas de protección pasiva con una alta resistencia al fuego y máxima eficiencia que evitan la propagación del fuego entre recintos de forma sencilla y segura. Nuestros sistemas han sido ensayados en laboratorios certificados para responder a las más altas exigencias.

En cuanto a su reacción al fuego, nuestras placas son materiales no combustibles que no contribuyen a la extensión del fuego en caso de incendio.

La seguridad contra incendios es un tema complejo y muy amplio, por eso contamos con expertos en la materia para asesorarlos en sus proyectos con información clara y fiable.

 

Proteccón-Térmica.jpg

 

La Reacción al Fuego

La reacción al fuego es el comportamiento de un material al fuego en función de su contribución al desarrollo del mismo.
La clasificación europea exigible, “RD 110/2008, de 1 de febrero, por el que se modifica el Real Decreto 312/2005, de 18 de marzo, por el que se aprueba la clasificación de los productos de construcción y de los elementos constructivos en función de sus propiedades de reacción y de resistencia frente al fuego y la norma EN 13501-1


1.png

2.png

La Resistencia al Fuego

La resistencia al fuego de un elemento constructivo se define como su capacidad para mantener durante un periodo de tiempo determinado la función portante que le sea exigible, así como la integridad y el aislamiento térmico en los términos especificados en el ensayo normalizado correspondiente. Las distintas características de comportamiento al fuego citadas son:

 

- R: Capacidad portante, es el tiempo durante el cual el elemento mantiene su resistencia mecánica.
- E: Integridad, es el tiempo durante el cual el elemento impide el paso de las llamas y la producción de gases calientes en la cara no expuesta al fuego.
- I: Aislamiento, es el tiempo durante el cual el elemento cumple su función de aislante térmico para que no se produzcan temperaturas excesivamente elevadas en la cara no expuesta al fuego.

 

Estas capacidades se combinan en función de las características exigidas a la unidad constructiva. A estas letras se las acompaña del tiempo durante el cual mantiene esa capacidad, en función de la escala de valores aportada por la norma “EN 13501-2. Clasificación en función del comportamiento frente al fuego de los productos de construcción y elementos para la edificación.

Según si se trata de elementos verticales, horizontales o protección de la estructura, se establece que la escala de tiempo normalizada según la norma EN 13501-2 es 15, 30, 60, 90, 120, 180 y 240 minutos.